Fuente de San Isidro

Fuente de San Isidro

El manantial, o pozo, data del siglo XII, cuando ya se tiene noticia de sus aguas milagrosas. La tradición atribuye uno de los milagros de San Isidro a esta pozo, inicialmente creada para su amo, Iván de Vargas.

Nos cuenta la tradición que el manantial fue creado al clavar su aguijada en el suelo. La tradición de los campesinos madrileños, anterior a la propia ermita, consiste en ir a beber el agua que brotaba de la fuente al ser considerada milagrosa. Sus poderes de curación tienen un ejemplo en una de las figuras más poderosas de la Historia de España, Carlos V. Tanto él como su hijo Felipe II sufrieron fiebres que pusieron en riesgo sus vidas. La Emperatriz Isabel quiso probar las bondades que los madrileños atribuían al agua y, tras beber del manantial, el Emperador y su hijo se recuperaron de sus enfermedades. Así, se ordenó levantar la ermita del Santo en 1528 que se conserva hoy junto a la fuente.

La tradición hizo pronto que se celebrara la romería el 15 de mayo, siendo habitual besar las reliquias del santo y beber el agua que sale del manantial. Hoy día la tradición permite tanto acudir a llenar un recipiente como poder beber un vaso allí mismo.

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies