Día Mundial del Teatro

En el Día Mundial del Teatro rendimos homenaje a un polifacético personaje, que mora en nuestro Cementerio de San Isidro, científico, político y dramaturgo, primer Premio Nobel de nuestro país, en la categoría de Literatura en 1904, con unos versos extraídos de su obra más conocida El gran Galeoto, de 1881:

«¡Hermosa, puesta de sol!

¡Qué nubes, qué sol, qué cielo!

Si en los espacios azules

está el porvenir impreso,

como dicen los poetas

y nuestros padres creyeron,

si en la esfera de zafir

escriben astros de fuego

de los humanos destinos

el misterioso secreto,

y en esta espléndida tarde

página y cifra del nuestro,

¡qué venturas nos aguardan,

cuánta vida en nuestra vida,

cuánta luz en nuestro cielo!»

José Echegaray expone en este drama sus ideas acerca del teatro, que produce para el disfrute de la sociedad romántica española, testigo de grandes transformaciones políticas.

Benito Pérez Galdós en Memorias de un desmemoriado, publicadas en La Esfera entre 1915 y 1916, dedica al escritor las siguientes palabras: «No frecuentaba yo los teatros. Desde mi aislamiento sentía el rumor entusiasta de los grandes éxitos de don José Echegaray. Aquel portento iba de gloria en gloria, fascinando a todos los públicos. Conocía yo las obras de Echegaray por la lectura, no por la representación. Pasaron años antes de que yo viera sobre las tablas las obras del gran maestro.»

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies