Celebración especial del Día del Libro

Queremos compartir la lectura de una reciente publicación muy especial, con el compromiso de contribuir en la difusión de los escritos que profundizan en el conocimiento de nuestro patrimonio histórico artístico, Tres escultores rescatados del olvido: José de Vilches, Eugenio Duque y Andrés Rodríguez en la escalera monumental del Instituto de España, Instituto de España, Madrid, 2019.

Una excelente e interesante investigación inédita, desarrollada por la doctora Leticia Azcue Brea (1958), académica correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y jefa de Conservación de Escultura y Artes Decorativas del Museo Nacional del Prado, resultado del estudio de las esculturas en escayola que ornan la escalera monumental del Instituto de España, en el que recupera y completa las biografías y obras de tres destacados escultores españoles del siglo XIX, caracterizados por sus reminiscencias clásicas, realistas, en cierto sentido academicistas, con el arte romano como fuente de inspiración y cuyas carreras se habían oscurecido hasta caer en el olvido.

Entre los artistas analizados encontramos a un ilustre del Cementerio de San Isidro, Andrés Rodríguez y López (1819/21-1884), cuyo estudio integral de su producción nunca había sido abordado hasta este momento y del que obtenemos datos esenciales de su historia profesional y personal. Alumno de la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, expuso su primera obra en edad temprana, fue pensionado en Roma en 1848, participó en las exposiciones universales de París de 1855 y 1867 y obtuvo primera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1856 con la obra Licurgo presentando sus leyes, que demuestra su conocimiento, gracias al ambiente artístico y literario en el que se movía, del mundo clásico. Colaboró en la decoración de la fuente ornamental del depósito de aguas de Lozoya, con motivo de la inauguración en Madrid del Canal de Isabel II en la calle de Bravo Murillo y su obra más emblemática fue la que realizó para una de de las hornacinas del frente principal del Hemiciclo del Congreso de los Diputados, una estatua de cuerpo entero en mármol de Carrara representando a Fernando el Católico, de perfección técnica y rigor histórico que marcó toda su trayectoria.

Emparentado con los Madrazo, contrajo matrimonio en 1860 con Josefa Madrazo y Kuntz (1823-1887), enterrada junto a su marido en la Sacramental de San Isidro, como algunos de los miembros más destacados de esta influyente saga familiar de artistas.

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies