Agosto de azulejos

Nos sumamos a la propuesta del Museo del Greco que nos invita a mostrar durante el mes de agosto los azulejos presentes en nuestras instituciones, con este fragmento de un fabuloso animal fantástico que pertenece a un mural pintado que forma parte de la decoración del altar de un panteón del Cementerio de San Isidro, que reproduce la obra de un famoso pintor francés y que, gracias a la generosidad de la familia propietaria, podemos visitar en uno de nuestros recorridos guiados, la ruta Norte.

Es obra de Daniel Zuloaga Boneta (1852-1921), que después de aprender las artes del metal gracias a su padre, Eusebio Zuloaga González (1808-1898), arcabucero de Isabel II y director de la Armería Real, se forma junto a sus hermanos Guillermo (1848-1893) y Germán (1855-1886) en la Escuela de Cerámica de Sèvres. Para fundar a su vuelta, en 1877, una fábrica de cerámica en La Moncloa, Madrid, con la ayuda del rey Alfonso XII, que se transformó posteriormente en Sociedad, en la que participaron personajes tan importantes como este ilustre del Cementerio de San Isidro José de Cárdenas Uriarte (1846-1907), periodista, crítico, poeta, abogado y político español, que nunca llegó a funcionar demasiado bien.

Los Zuloaga recuperarán las técnicas cerámicas tradicionales, como la cuerda seca, la cuenca o arista y el reflejo metálico, introduciendo los estilos de moda en Europa como el neorrenacimiento y el modernismo.

En 1893 Daniel Zuloaga se establece en la Fábrica La Segoviana propiedad de la familia Vargas en Segovia, instalando a principios de siglo su propio taller y vivienda, en la iglesia románica desamortizada de San Juan de los Caballeros, hoy Museo Zuloaga, donde trabajó hasta su muerte junto a sus hijos Esperanza (1882-1937), Juan (1884-1968) y Teodora (1886-1976), incorporando nuevos estilos como el neorrománico y el regionalista, con temas sacados de los tipos y costumbres castellanas, dentro de la estética de la generación del 98. En su taller la investigación cerámica fue una constante, llegando a desarrollar técnicas originales como los esmaltes sobre pizarra, o la aplicación de la fotografía a la cerámica.

El artista es autor de importantes decoraciones cerámicas, algunas de las más famosas por encargo de otro de nuestros ilustres del Cementerio de San Isidro el insigne arquitecto Ricardo Velázquez Bosco (1843-1923), para el Palacio de Velázquez y el Palacio Cristal en el parque del Retiro de Madrid, actualmente sedes de las exposiciones temporales del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies