El árbol de la Sacramental de San Isidro

El árbol de la Sacramental de San Isidro nos recibe en el pabellón principal, para que podamos recordar a nuestros seres queridos con afectuosos mensajes.

El cristianismo recoge y modifica la costumbre ancestral de cercenar un árbol, símbolo de fertilidad y regeneración, para adornarlo o dejar regalos debajo del mismo durante el solsticio de invierno.

El culto a los árboles fue especialmente practicado en los pueblos germánicos. San Bonifacio (c. 680-755), apóstol alemán, monje benedictino, nacido en Wessex (Inglaterra), es uno de los grandes misioneros de los primeros tiempos de la cristiandad, que extiende su labor evangelizadora por estas tierras, contempla su exaltación de la naturaleza y transforma estos rituales cuando tala y entrega a sus habitantes un abeto como símbolo perenne del amor de Dios. Posteriormente la tradición de cortar estas plantas durante la Navidad se populariza en el resto de Europa y América.

La primera noticia que tenemos de esta práctica en Madrid data de 1870, cuando la duquesa de Sesto expone este elemento decorativo en su residencia, ubicada en la calle de Alcalá, donde actualmente está emplazado el Banco de España. Una elegante princesa de origen ruso [posiblemente hija ilegítima del zar Nicolás I (1796-1855)], llamada Sofía Troubetzkoy (1838-1898), casada con un hermanastro de Napoleón III (1808-1873), Carlos Augusto Luis José de Flahaut de La Billarderie, duque de Morny (1811-1865), que fallece repentinamente, contrae matrimonio de nuevo en 1869 con nuestro ilustre aristócrata y político español José Osorio y de Silva (1825-1909).

Conocido como Pepe Osorio, tras el fallecimiento de su padre hereda una gran fortuna y numerosos títulos nobiliarios, emplea el ducado de Sesto y el marquesado de Alcañices como los principales, llega a ser Gobernador Civil y alcalde de Madrid. Los duques de Sesto, implicados en la restauración borbónica, invierten su dinero en la causa alfonsina y el marqués de Alcañizares se convierte en el supervisor de la educación del Príncipe de Asturias, su mejor amigo y consejero.

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies