31 Days of Graves

Nos sumamos a la iniciativa 31 Days of Graves con esta imagen, presente en el nicho de uno de nuestros ilustres del Cementerio de San Isidro, del símbolo funerario por excelencia, máxima expresión del inexorable paso del tiempo, de la vanidad terrenal y de la fugacidad de la vida, el tempus fugit.

Un reloj de arena con alas, en esta ocasión de murciélago, el único mamífero del grupo de los vertebrados dotado de alas capaz de volar, además de ser un animal nocturno, adaptado a la oscuridad.

Tempus fugit es una locución latina, cuyo origen parece que se encuentra en el verso de las Geórgicas (29 a. C.), del poeta romano Publio Virgilio Marón (70 a. C. – 19 a. C.), «Sed fugit interea, fugit irreperabile tempus», que actualmente corresponde a la expresión ‘el tiempo vuela’.

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies